books-1614215_960_720.jpg

Birome La Negra

Realismo mágico suburbano

 
pexels-photo-590493.jpeg

Prólogo

  Tal y como dijera el más grande escritor argentino en su epílogo a El libro de arena, “Prologar cuentos no leídos aún es tarea casi imposible, ya que exige el análisis de tramas que no conviene anticipar” (J.L.B. Buenos Aires, 1975). 

  Siguiendo la línea del maestro, y más allá de lo que uno pueda o no anticipar sobre este compendio de relatos, la tarea de redactar su prólogo me ha resultado por demás compleja. Esto se debe principalmente a que -a mi entender- el conjunto de cuentos aquí presentado no se encuadra puntualmente dentro de ninguna de las ramas específicas del género, más, sin embargo, abreva de una gran variedad de ellas. Así, tenemos por ejemplo que, aunque no se trate de cuentos policiales, encontraremos entre sus páginas policías y misterios; sin tampoco poder considerarse textos de corte fantástico, se sucederán en ellos eventos mágicos, sobrenaturales e incluso extraños; y a pesar de no tratarse de cuentos costumbristas, un cierto dejo de nostalgia y evocación perfuma sutilmente todos los relatos.

  Como supongo que ocurre con todos los apasionados por la escritura, suelo tener la costumbre de imaginar las historias que existen detrás de los hechos más comunes y rutinarios -la cola de un banco, un viaje en tren, un partido de fútbol, un amor-. Y creo que fue esa búsqueda la que me llevó a escribir este libro. El tener la posibilidad de develar las historias detrás de las historias, navegando cuidadosamente entre lo mágico y lo habitual, persiguiendo el costado asombroso detrás de las situaciones que vivimos a diario e intentando retratar lo extraordinario que convive con lo conocido.

  En este pequeño universo entrelazado conviven poetas, payadores, tarotistas y hasta un adivinador de penales; No faltan los filántropos, los oráculos ni los detectives. Hay goleadores y sirenas, fantasmas buenos y otros no tanto. Desperdigados entre los textos que integran esta alquimia inesperada coexisten misteriosos hacedores de quimeras, intrépidos comerciantes árabes, y también ciertos colectivos de personas defendiendo sus propias creencias y sistema de valores que se irán revelando poco a poco. 

  Bienvenidos al paraíso de los errantes, espero que disfruten del viaje.

Pablo Velazquez

 

Epílogo

Era 31 de diciembre y, como sucedía habitualmente, en el barrio se reunían a celebrarlo en la Sociedad de Fomento de Villa Luro. En una...

Sortilegio estival

En el barrio todos quisieran poder olvidar aquel verano, perderlo en lo más profundo de la memoria y pretender que jamás ocurrió. Al...

Laberintos

ATENCIÓN - NOVEDADES: Birome La Negra crece, y como parte de ese crecimiento algunos textos emigran a otros formatos y plataformas de...

 
 

Contacto

¿Tienes alguna pregunta o duda sobre el blog, los relatos o consejos de escritura? No dudes en contactame.

                                                                    Pablo

  • Twitter
  • Instagram
pexels-photo-264635.jpeg